Sistema refrigeración de barco

Sistema refrigeración de barco

Los sistemas de refrigeración de barco juegan un papel vital a la hora de llevar la carga refrigerada y los víveres para la tripulación. La refrigeración previene cualquier daño sobre la carga o el deterioro de los productos perecederos, y el crecimiento de microorganismos, oxidación, fermentación y secado de la carga. La temperatura de la a veces sensible carga es controlada por la planta de refrigeración del barco. Ya que el propósito principal de la embarcación es trasportar carga refrigerada y garantizar que la carga esté es buen estado, es de vital importancia que el sistema de refrigeración funcione a la perfección en todo momento.

Cómo funciona el sistema de refrigeración de un barco

Un sistema de refrigeración necesita eliminar el calor de una región cerrada. Esto se consigue mediante el ciclo de refrigeración, que consiste de cinco componentes:

  • El refrigerante;
  • El compresor;
  • El condensador;
  • El evaporador;
  • El dispositivo extensor.

El refrigerante comienza siendo un gas y se comprime con el compresor, lo que incrementa su temperatura drásticamente. Por lo tanto, el condensador enfría al refrigerador que está a alta temperatura y así el refrigerante se convierte en líquido. Después, el evaporador hierbe el refrigerante haciéndolo gas de nuevo, a una temperatura muy baja. El cambio de líquido a gas absorbe el calor del evaporador, lo que elimina el calor del área a ser refrigerada, por lo tanto reduciendo su temperatura. A continuación, el refrigerante vuelve al compresor y el ciclo de refrigeración comienza de nuevo.

La influencia de la nueva regulación europea F-gas 

Muchos sistemas de refrigeración ahora utilizan el R22 como refrigerante. El R22 es uno de los HFC que agotan la capa de ozono que no se aplica más en nuevos sistemas desde el 2004, y a partir del 2015, las operaciones de refrigeración con el relleno de HFC ya no estarán permitidas. Esto significa que mientras el sistema funcione, no hay nada de lo que preocuparse. En caso de defecto, las consecuencias dependen del tipo de refrigerante. Para evitar este problema, hemos estado buscando alternativas al R22. Hemos llegado a la conclusión de que el mejor sustituto sería el Propano (R290). El propano tiene un comportamiento termodinámico similar al R22 y es un refrigerante natural. Usando el R290 como refrigerante, se reduce el impacto medioambiental, ya que el R290 no tiene ODP (Potencial de Disminución de Capa de Ozono), cuenta con un GWP muy bajo (Potencial de Calentamiento Global) y un eficiencia energética igual que la del R22. Pero el propano es una refrigerante inflamable, y por lo tanto hay que manejar el refrigerante con cuidado. El más importante problema de seguridad es garantizar que en caso de fuga el refrigerante no se encienda. Por lo tanto, la solución desarrollada por Heinen & Hopman consiste en introducir el sistema de refrigeración dentro de una carcasa, para que cuando ocurra una fuga, la posible atmósfera explosiva se quede dentro de la carcasa. Al utilizar un ventilador ATEX, la carcasa puede ser ventilada para que la mezcla de gas y aire pueda ser descargada fuera de la carcasa. Para más información sobre el refrigerador de propano, por favor, lea el pdf

No dude en contactar con nosotros para obtener más información sobre sistemas de refrigeración de barcos. Nuestros cualificados empleados están deseando informarle.

Contáctenos

Es de vital importancia que el sistema de refrigeración funcione a la perfección en todo momento.

Bas  Veltman

Bas  Veltman

Bas Veltman

- Sales Manager

Bas  Veltman

Bas Veltman

- Sales Manager

Certificación


rrr-2.png bureau_veritas-2.png rmrs-2.png vca_logo klein.png
Stay updated

Subscribe to our newsletter

Close
Contacto